7 cosas que tienes que conocer de la Feria de la Manzanilla de Sanlúcar

El próximo día 29 de mayo, comienza nuestra Feria de la Manzanilla 2018, en Sanlúcar de Barrameda, que tendrá su fin el día 3 de junio. Su nombre se lo da la Manzanilla, un vino de crianza biológica que se cría exclusivamente en nuestro municipio.

Sus orígenes más cercanos se remontan a la velada de la Divina Pastora y las Vendejas de Sanlúcar, estas últimas, eran dos ferias francas que se celebraban durante la edad media y parte de la edad moderna. Se dividían en dos, una en el periodo de febrero y marzo, la llamada “recavendeja”. La siguiente feria se producía en el mes de septiembre y noviembre, “vendeja” donde asistían los mercaderes Bretones, que llegaban en barco para vender y comprar otros productos. La residencia de estos mercaderes, mientras se celebraba la feria, tenía lugar en las Covachas, donde actualmente se encuentra el Mercado de Abastos de la ciudad.

Si eres de Sanlúcar o cerca seguro que la conoces muy bien, pero si no es así, y nos visitas en estos días, anota las siguientes curiosidades de nuestra Feria de la Manzanilla:

1. El enclave. Una de las principales características y más bonita, es el enclave en el que se encuentra ubicada la feria. Está en el centro de la ciudad, ubicada en la Calzada del Ejército con unas vistas maravillosas hacia la desembocadura del Río Guadalquivir y el Coto de Doñana. Una de las imágenes a enmarcar es su puesta de sol.

2. La Manzanilla. Vino de crianza biológica, pálido y de tono amarillo. De uva palomino 100%, tiene aroma florales que recuerdan a camomila y almendra. Al paladar es seco y fresco, presentando también una ligera acidez. La Manzanilla se cría exclusivamente en Sanlúcar de Barrameda y mucha culpa de ello tiene la situación geográfica y climatología, que permite que las botas no pierdan el velo de flor durante gran parte del año, evitando su oxidación y manteniendo su finura y elegancia habitual.

Sanlúcar es uno de los municipios de crianza junto a Jerez y El Puerto de Santa María que forman el triángulo del Marco de Jerez.

3. El rebujito. Todo no podía ser Manzanilla. Es una de las bebidas de referencia en Andalucía y de sus ferias. Compuesto por Manzanilla, gaseosa con sabor a lima (tipo Sprite o Seven up), un toque de hierbabuena y muchos cubitos de hielos para hacer más llevadero el calor por la fecha en la que se celebra nuestra feria.

4. Sin barreras. Abierta a todo el público, a diferencia de otras ferias en las que nos podemos encontrar casetas privadas, solo para socios, en la de Sanlúcar puedes moverte libremente por todo el recinto y sus casetas. Te sorprenderá la hospitalidad con la que te recibirán.

5. A patita coja. Si ves a alguien entrando por la portada de la feria a patita coja, no te asustes. Es una tradición sanluqueña pasar a la patita coja por debajo de la portada.

6. Los “cacharritos”. Se encuentran ubicados en un recinto anexo al de las casetas. Las múltiples atracciones (en Sanlúcar conocidas como cacharritos) hacen que los más pequeños vivan su propia feria. La risa y la diversión están aseguradas para los peques, y muchas veces para los que no lo son tanto.

7. Las sevillanas. ¡No las hemos olvidado! ¿Qué iba a ser de una feria sin sevillanas? En Sanlúcar tampoco podían faltar y en todas las casetas podrás sacar a lucir tu arte.

Una de las estampas más singulares son esas parejas bailando por sevillanas con los volantes de los trajes al aire. Manuel Machado la definía como “la copla graciosa y tierna donde las palabras danzan y juegan”.

¡Ahora sí! Ya estás listo para vivir la Feria de la Manzanilla y disfrutar de Sanlúcar de Barrameda en una de las épocas más bonitas del año.

 

Foto de la Delegación de Turismo de Sanlúcar de Barrameda

Deja un comentario